Cuando Henri Nestlé desarrolló su harina lacteada hace más de 130 años, ésta salvó la vida a un recién nacido que no podía ser amamantado. El invento de Nestlé® respondía a la necesidad de ofrecer alternativas seguras y nutritivas a la leche materna.

Hoy en día, las investigaciones científicas y proyectos de desarrollo de Nestlé® crean fórmulas infantiles de alta calidad para utilizar únicamente en aquellos casos en que sea indispensable una alternativa segura a la leche materna, así como excelentes alimentos complementarios.

Henri Nestlé también insistió en que las madres amamantasen a sus bebés siempre que pudieran hacerlo. Este principio sigue siendo la piedra angular de la filosofía de Nestlé® en este tema, en línea con el contenido del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna que la Asamblea Mundial de la Salud adoptó en 1.981.

“Durante los primeros meses de vida, la leche materna será siempre el alimento más natural y cada madre que lo pueda hacer debe amamantar a sus hijos.” Henri Nestlé, 1869.

Un Siglo antes del Código de la OMS Henri Nestlé pregonaba ya el amamantamiento.

La Organización Mundial de la Salud reconoce la necesidad del uso de las fórmulas infantiles en ciertas circunstancias por lo que en 1981 publicó el Código Internacional que reglamenta su comercialización. Este Código fue desarrollado principalmente con los problemas de países en vías de desarrollo en mente. Nestlé aplica voluntaria y unilateralmente el Código de la OMS .

Nestlé® SÍ

  • Apoya y alienta la lactancia materna como  el medio ideal de nutrir a su bebé y de protegerlo contra ciertas enfermedades. La leche materna exclusiva cubre las necesidades de los lactantes en los 6 primeros meses de vida, y la lactancia materna con alimentación complementaria oportuna, adecuada, inocua y debidamente administrada hasta los dos años de edad.
  • Advierte a las madres de las consecuencias del uso incorrecto o inapropiado de las fórmulas infantiles.
  • Cree que hay situaciones en las cuales es necesario recurrir a fórmulas infantiles como alternativa segura a la lactancia materna.
  • Cree que los padres tienen el derecho a recibir información adecuada para tomar decisiones responsables sobre la alimentación de sus hijos.
  • Cumple con el Código de Comercialización de la leche Materna de la OMS.

Desde el principio, Nestlé® se ha esforzado en apoyar el Código Internacional de la OMS. Todos los embalajes de fórmula infantil llevan la frase “La leche materna es la mejor para los bebés”. Nuestra carta indica claramente nuestra política de comercialización de las leches infantiles en los países en vías de desarrollo.

Nestlé® NO

  • Hace publicidad de fórmulas infantiles.
  • Permite que los empleados contacten a las madres directamente.
  • Da incentivos a sus empleados basados en las ventas de fórmulas infantiles.
  • Distribuye muestras gratuitas de fórmulas de madres.
  • Da incentivos financieros o materiales de los profesionales de la salud para promover las
  • fórmulas infantiles.
  • Permite que se distribuya material promocional para las madres en hospitales y clínicas.
  • Dona fórmulas infantiles, excepto en caso especiales, por razones humanitarias.

Es importante mencionar que en la mayoría de los países de pocos recursos, el amamantamiento es una práctica universal. Los bebés son alimentados con el biberón sólo cuando no hay otra opción (la madre está hospitalizada, gravemente enferma o desnutrida, debe trabajar; o el niño es huérfano). En estos casos, la fórmula infantil es un producto que puede salvar la vida, como era la intención de Henri Nestlé hace más de 130 años.