1914 - 1918

Supervivencia en tiempos de guerra

El estallido de la guerra en 1914 provoca un incremento de la demanda de leche condensada y chocolate, pero la escasez de materias primas y las limitaciones al comercio trans-fronterizo limitan la producción de Nestlé & Anglo-Swiss. Para solucionar este problema, la empresa adquiere plantas de procesado en Estados Unidos y Australia, y al finalizar la guerra dispone de 40 centros de producción.

Hechos relevantes

1914

 La guerra se propaga por toda Europa y afecta negativamente a la producción, pero las hostilidades también impulsan la demanda de los productos lácteos de Nestlé bajo la forma de importantes contratos gubernamentales.

1915

La leche condensada es muy duradera y fácil de transportar, lo que la hace popular entre las fuerzas armadas. En 1915, por ejemplo, el ejército británico empieza a distribuir leche condensada Nestlé enlatada entre sus tropas como parte de sus raciones de emergencia. La gran demanda de este producto obliga a las plantas de procesado de leche de la empresa a trabajar sin descanso.

1916

Nestlé & Anglo-Swiss adquiere la empresa láctea noruega Egron, que había patentado un proceso de secado por pulverización para la producción de leche en polvo, un producto que el nuevo propietario empieza a comercializar.

1917 - 1918

 La escasez de leche en Suiza obliga a Nestlé & Anglo-Swiss a distribuir gratuitamente suministros de leche fresca para abastecer a los habitantes de pueblos y ciudades. Para satisfacer la demanda de leche condensada de las naciones en conflicto, la empresa compra plantas de procesado en Estados Unidos y firma acuerdos de suministro con empresas australianas que posteriormente adquiere.